Seguinos !

Interés General

Una historia de superación: El milagro de Santi Vispe

Una historia de superación: El milagro de Santi Vispe

Hay casos que sólo se pueden entender como milagrosos. No alcanzan las respuestas que pueda dar la ciencia, aunque sean muchas, y tampoco importan las creencias de cada uno. Solamente se puede concluir, a la hora de buscarle explicaciones, que obró un milagro. Tal parece ser el de Santiago Vispe. Un pibe de 16 años que todos los fines de semana cumple con su sueño de salir a una cancha de fútbol, luego de haber superado nada menos que una parálisis cerebral, que pudo haberlo dejado inmovilizado de por vida.

Es arquero y ataja en la categoría 2002 de Independiente de Santo Tomé. A esta altura es imposible saber cómo continuará su vida futbolística o hasta donde llegará. Tampoco es lo más importante ahora, porque lo suyo ya es un triunfo. Pasión Liga conoció su historia a través del testimonio de su papá, Darío. “Mi señora tuvo un embarazo espectacular, pero la hicieron pasar de tiempo y tuvo un parto complicado. A las 24 horas de haber nacido convulsiona y ahí la pediatra, que es una genia y al día de hoy lo sigue asistiendo, nos dijo que iba a tener problemas cognitivos. A los tres meses comenzamos con la estimulación temprana y un tratamiento neurológico para que no convulsione más”, comentó.

“Estuvo un año y medio tomando luminoletas, que ahora no se usa más pero en ese momento sí y es un medicamento muy fuerte. Después nos fuimos a España y ahí nos dijeron que las luminoletas no iban más, así que se las sacaron y siguió con el mismo tratamiento de estimulación temprana, kinesiología, fisiología, todo en un centro integrado”, continuó. Cuando Santi tenía 5 años se volvieron para Argentina y así continuó su vida: “Lo llevamos a la escuela Sarmiento y además iba integrado a una escuela especial. Así hasta 6to. grado, cuando no necesitó más nada. Actualmente sólo va a la fonoaudióloga”, relató su papá.

Todavía parece no terminar de creerlo. “El diagnóstico de él fue parálisis cerebral y de cada 100 chicos que tienen eso, uno queda como él; el resto queda inmovilizado, en silla de ruedas ¡Santi hoy está jugando al fútbol!”, afirma. “Santi mamó el amor al fútbol por mí. Apenas volvimos a Argentina lo llevamos a una escuelita donde la pasó muy mal porque lo discriminaban, pero con mi señora no quisimos que por eso se resignara a no poder hacer deporte. Lo llevamos a Gimnasia y Esgrima de 4 de Enero y ahí fue feliz. Hoy está en Independiente y logró algo que era impensado. Ahora es todo superación, cada día un poquito más”. Un ejemplo de lucha, perseverancia y amor a la vida.

Fuente: Pasión Liga – El Litoral.

Click para comentar
comentarios
Advertisement
Advertisement

Mas notas de Interés General