Seguinos !

Interés General

Vecinos de B°Iriondo denuncian un acopio irregular de plásticos en un inmueble

Vecinos de B°Iriondo denuncian un acopio irregular de plásticos en un inmueble

El pasado 24 de julio, ciudadanos de vecinal Iriondo de Santo Tomé presentaron una nota en la Dirección de Gestión Ambiental de la Municipalidad, en la que denuncian la instalación “de un emprendimiento de rubro desconocido en terreno lindero a varios de los domicilios de la zona”. El reclamo refiere específicamente a un acopio de plásticos que desde hace varias semanas funciona en un inmueble. La misiva indica que esta “actividad desconocida” se desarrolla donde anteriormente funcionaba el Club Los Cuarentones Unidos, en San Martín al 3200, entre Juan José Paso y 1° de Mayo. En el texto (que estuvo acompañado por más de 50 firmas de vecinos del barrio), piden la intervención del municipio local ya que -aducen- “nos vemos afectados por ruidos constantes en diferentes horarios, bloqueos y reducción de calle por tránsito pesado de vehículos y apoyo de residuos plásticos en grandes cantidades sobre medianeras”.

Si bien los denunciantes no se oponen a que las personas que trabajan en el lugar puedan tener un ingreso económico en estos tiempos difíciles, temen que por las condiciones sanitarias e higiénicas del predio aparezcan “insectos como el tan preocupante mosquito del dengue, alacranes y roedores”, entre otras alimañas. Un dato no menor es que el incipiente emprendimiento funciona en el corazón de una de las manzanas del noroeste de la ciudad, algo que no puede ocurrir en pleno casco urbano. En diálogo con El Litoral, vecinos señalaron que todo esto se da desde hace tiempo y la preocupación crece como consecuencia de “la manipulación de residuos plásticos de distinta procedencia, sin habilitación y sin las medidas de seguridad necesarias para llevar a cabo la actividad”. Por todo ello, los residentes de la vecinal los apodaron “los Barones del Plástico”, a raíz de los movimientos extraños e irregulares que suceden en esos dominios. A propósito de lo que sucede allí, desde la actual administración municipal confirmaron a este medio que el lugar no cuenta con el permiso para desarrollar estos trabajos. Tras las inspecciones realizadas en el predio, se determinó que por las características de las tareas y el espacio donde se ejecutan, se genera un riesgo ambiental que afecta a todo el entorno. Por tal motivo, la Municipalidad avanza con las presentaciones pertinentes ante los organismos competentes a la espera de una pronta solución.

Paisaje preocupante

Las fotos tomadas por los vecinos desde sus viviendas son contundentes: montañas de bidones que -deducen- podrían ser de agroquímicos; decenas de baldes de 20 litros apilados; incontables fardos de envases compactados y grandes bolsas arpilleras con más plásticos dentro. La ilegalidad del emprendimiento, sus precarias condiciones de salubridad, los llamativos movimientos que se producen todos los días y en cualquier horario, sumado a la dudosa ocupación legal del inmueble, produjeron que el temor de los ciudadanos crezca por todo lo descripto. Sin embargo, los vecinos no hicieron la “vista gorda” y se pusieron la situación al hombro. “Estamos preocupados porque es una actividad que tenemos entendido no se puede hacer en medio de un barrio, ni en la forma en que se realiza; hay ruidos constantes y a toda hora, grandes máquinas trabajando, camiones que entran y salen permanentemente, y la verdad no vemos ni baños ni buenas condiciones de higiene”, indicaron a El Litoral.

“La Municipalidad nos afirmó que no es una actividad habilitada, incluso el área de Registro e Inspección nos lo corroboró y aseguran que solicitarán la clausura del lugar; no estamos en contra del trabajo de los jóvenes, pero nosotros también trabajamos y tenemos familia, y por todo lo que pasa ahí realmente estamos inseguros”, plantearon luego. Sobre el inmueble, comentaron que “estuvo desocupado por más de 30 años y aquellos que estuvieron interesados en comprarlo nunca pudieron, pero ahora parece que tendría dueño o por lo menos tenemos que creer eso”.

Pedidos y exposiciones en el Concejo

En la última sesión del Concejo Municipal de Santo Tomé, algunos ediles se hicieron eco del reclamo referido a este acopio irregular de plásticos. Uno de los concejales peronistas realizó un pedido de informe solicitando detalles al municipio local sobre todo lo que sucede en este emprendimiento. Si bien no es la primera vez que este político requiere datos de lo que pasa en el terreno donde antiguamente funcionaba el Club Los Cuarentones, ahora pidió precisiones sobre la actividad que están efectuando allí, si están habilitados y si era pertinente que lleven adelante estas tareas en ese sector. Esto fue acompañado por una legisladora local de la UCR, quien también desarrolló una exposición sobre el problema con imágenes e información recopilada al respecto. Durante su alocución, hizo un párrafo aparte para denunciar “la presencia de diferentes móviles de dependencia municipal, junto a otros vehículos como rastrojeros, semirremolques, compactadores y camiones con acoplado”.

Desde adentro

En la semana, trabajadores de este acopio de plásticos hablaron con un medio televisivo local. Aseguraron que en el predio efectivamente funciona un centro dedicado a reciclar este material, proveniente de Santo Tomé y la zona. Tal como expresaron “al plástico lo traemos de (el departamento) Las Colonias” y algunos “son bidones de productores a quienes les exigimos que les hagan un triple lavado para que no queden químicos dentro, para que no traigamos acá el veneno”. “Solamente empaquetamos y despachamos. Somos seis laburantes y queremos seguir trabajando”, dijeron. Además manifestaron las intenciones de “seguir instalados, implementar mayor cantidad de maquinaria, progresar y tener todo bien armado para laburar en buenas condiciones”. A su vez aclararon que el lote es del padre de un conocido que “nos brindó este lugar porque no tenemos plata para invertir en un terreno, y por ello nos dio este espacio para poder trabajar y llevar adelante este proyecto”.

En tanto, desmintieron algunas versiones que indicaban que entraban camiones municipales al acopio. “No ingresa ninguno, pero más allá de eso calculamos que los camiones de la Municipalidad deben tener algún dispositivo de monitoreo, aunque sí tenemos conocidos municipales que nos felicitan por lo que hacemos”, expresaron.

Fuente: El Litoral

Click para comentar
comentarios

Mas notas de Interés General