Seguinos !

Deportes

Lucila Cragnolino, de Santo Tomé a jugar al basquet en Italia

Lucila Cragnolino, de Santo Tomé a jugar al basquet en Italia

Lucila Cragnolino es una de las jóvenes argentinas que ya cuenta con algunos años de experiencia en el exterior. Tras haber pasado por numerosas selecciones asociativas, provinciales y argentinas, no le costó asumir el desafío y mostró su personalidad además de su talento y fundamentos. “Nos está yendo súper bien, estamos primeras y con un solo partido perdido”, explica desde Salerno en un alto de sus estudios online (Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales) y entrenamientos, además de sacar máximo provecho de una fecha sin compromiso en la exigente B italiana.

“Tras estar hace ya un par de años en el equipo la adaptación es otra. Y la realidad es que también el equipo es diferente, porque es mucho más profesional la organización y se entrena gracias al técnico como si fuera un equipo de la A2 de varones”, analiza la santotomesina, quien explica que ella también modificó su función: “Subieron las responsabilidades y cambiaron los roles en el equipo, porque el conjunto también busca tener aspiraciones superiores en el torneo. En la segunda fase sólo clasifica el primero y por eso hay que apretar los dientes y jugar al máximo para lograr ese primer lugar”.

Cragnolino jugó en Atalaya de Rosario, por lo que desde chica supo lo que era dejar su hogar en algunos momentos, pero estar en Europa fue un proceso desafiante, que sin embargo hubiera asumido ya fuera por el básquet o sin él. “Extrañar siempre se extraña. Uno se aferra a su familia, cultura y costumbres, las cosas con las que creció. Pero creo que si no hubiera sido por el básquet, hubiera venido a Europa como como elección de vida por la experiencia que representa. El básquet lo que hace es facilitar llegar, tener un trabajo, conocer gente para compartir y hacer lo que te gusta, algo que no están sencillo para los que vienen sin un trabajo”, explica.

Y para el femenino es permanente el esfuerzo y se hace mucho más complicado trascender fronteras y lograr reconocimiento. Lucila, desde sus jóvenes 21 años, lo puede contar. “El de femenino es un desarrollo que debe darse de adentro hacia afuera. Hay que multiplicar las canteras, acrecentar las bases para que más chicas jueguen. Las diferencias son grandes en cuanto a salarios y recursos para las competencias. Por ejemplo, varias veces vimos como se cancelan Argentinos femeninos y los varones jugaban con el doble de equipos. O saber que el Federal masculino comenzó hace meses y el femenino todavía no arranca o que la Liga se haya jugado con tan pocos equipos”, desgrana y agrega: “Por suerte en algunas categorías somos competitivas igual, pero está claro que el desarrollo interno es lo que ayudará a tener más éxito afuera”.

En el último tiempo son varias las jugadoras argentinas que están jugando en el exterior y Cragnolino destaca la movida: “Hay mucha más visibilidad y acceso. Hace dos años cuando llegué a Italia éramos dos o tres chicas de la agencia (Paxon Sports) en el exterior y ahora somos más de 15 y sólo de la gente que me representa porque son los que conozco”. Y el sello santafesino también se nota en el femenino: “En Italia ven que tenemos un juego más táctico. Acá cualquiera sabe tirar fajas, entrepiernas, pero de las jugadoras nuestras destacan además del talento, los conocimientos tácticos, la inteligencia y la entrega, eso que tenemos de gritar los goles. Se busca cada vez más a la jugadora argentina y tener pasaporte ayuda. Queda demostrada nuestras ganas de crecer y formarse”.

Fuente: FEBA Santa Fe

Click para comentar
comentarios

Mas notas de Deportes