Seguinos !

Sauce Viejo

Analizan estrategias para evitar desmoronamientos en las barrancas del Coronda

Analizan estrategias para evitar desmoronamientos en las barrancas del Coronda

La morfología de los ríos es cambiante y en ocasiones hasta caprichosa. Las barrancas del río Coronda son testigos privilegiadas de este comportamiento y están a su merced. En el área metropolitana de Santa Fe, el derrumbe de los terrenos preocupa a las autoridades y a los vecinos de Sauce Viejo. Allí se registraron dos importantes desmoronamientos en el último mes. El área de Recursos Hídricos de la provincia trabaja en el análisis de posibles soluciones para este complejo problema. A fines de abril, el periodista Alejandro Fantino contó que un sector del terreno y parte de la pileta de su casa se cayó al río luego del desmoronamiento de un sector de la barranca en Sauce Viejo. El predio está ubicado en calle Honduras.

Desde la Comuna de Sauce Viejo se mostraron preocupados por la situación que afecta a un importante número de viviendas que se ubican a metros de las barrancas. Dos días antes de que se diera a conocer el derrumbe que sufrió la casa de Fantino, la Comuna elevó un pedido a la Secretaría de Recursos Hídricos del Ministerio de Infraestructura de la provincia a través del cual solicitaba asistencia para la solución inmediata de la erosión de la barranca del río Coronda en las inmediaciones de las descargas pluviales de la localidad.

Se calcula que, en total, más de 20 viviendas están en peligro por la situación. La Barranquera es la zona más afectada, allí las viviendas se ubican a pocos metros del borde. El año pasado la zona se convirtió en noticia cuando el patio de una de las casas se desmoronó. Sus habitantes son pescadores que, a pesar del peligro que conlleva, decidieron instalarse en ese lugar. En sintonía con el derrumbe que tuvo lugar el 23 de abril, una gran cantidad de terreno se desplomó afectando a un importante número de familias.

En esta oportunidad, funcionarios de la Secretaria de Recursos Hídricos recorrieron el lugar para evaluar los daños y poder llevar una solución definitiva a la problemática. En la zona predominan barrancas altas que tienen una longitud amplia sobre el río y cuyo proceso de desmoronamiento en condiciones de río bajo son comunes, sobre todo si hay peso sobre las mismas que generan inestabilidad. “Toda esa zona con el paso del tiempo va a seguir cayendo. Es un lugar que en crecidas está en proceso de erosión y en bajante, al no tener agua, provoca derrumbes. Es una zona muy inestable y de mucha longitud”, explicó el secretario de recursos hídricos de la provincia, el ingeniero Roberto Gioria.

En relación al pedido que elevó la Comuna de Sauce Viejo, confirmó que se está analizando un proyecto para determinar cuál es la mejor solución. “Lo más factible es trabajar sobre el terreno, una medida que demanda un costo social importante”, aseguró. “Las soluciones no son fáciles, ni desde el punto de vista económico ni desde el punto de vista social”, manifestó el secretario de Recursos Hídricos. Una de las soluciones más factibles de aplicar en La Barranquera y que está en estudio consiste en extender la barranca hacia atrás. Esta última medida conlleva que las edificaciones que se ubican en las inmediaciones de la barranca tengan que desaparecer. Otra técnica a aplicar consistiría en trabajar con un cable estacado para construir una defensa en profundidad. Este tipo de trabajo demanda una importante cantidad de dinero y no es rentable tomando como punto de partida la cantidad de kilómetros de terreno que se debería intervenir.

Los derrumbes seguirán sucediéndose en sintonía con la bajante del río. “La semana pasada se dio un derrumbe en Puerto Gaboto en donde se analizaron los pasos a seguir”, explicó Gioria. En este caso el derrumbe se dio en un lugar puntual por lo que desde la secretaría estiman que será más fácil solucionarlo y llevar una obra que evite nuevos derrumbes. La secretaría de Recursos Hídricos trabaja en un proyecto de defensa de protección del terraplén Garelo, en donde se ubica la toma vieja de Santa Fe. El terraplén es parte del anillo de defensa y defiende a una población de más de 30 mil personas. “Ese terraplén con esta cantidad de personas y en donde se ubica la toma de Assa, se la va a defender”, confirmó el funcionario sobre el proyecto que consiste en resguardar un tramo de no más de 100 metros que colapsó. Se estima que la inversión de la obra podría rondar entre los 700 a 1.000 millones de pesos.

Fuente: Aire de Santa Fe

Click para comentar
comentarios

Mas notas de Sauce Viejo