Seguinos !

Union

Unión se pone al día con el dinero de la televisión

Unión se pone al día con el dinero de la televisión

Como se sabe, los clubes de la Superliga terminan de recibir en tiempo y forma la totalidad de los ingresos de las cadenas televisivas en condiciones “normales”, como si nada hubiera pasado. Sin quita ni reducciones de ningún tipo, Unión recibió en sus cuentas el mes de abril.

Luis Spahn, integrante de un G-8 “virtual” junto a otros clubes (Colón y Talleres, por ejemplo, en la misma mesa), estableció una estrategia financiera:

— 1) Pagar el ciento por ciento de los contratos “de AFA”

— 2) Pagar porcentajes escalonados de los contratos “de trayectoria”

— 3) No hacer quita ni reducciones de ningún tipo como hicieron, por ejemplo, Racing y Estudiantes de La Plata.

— 4) Esta ingeniería financiera y económica fue “pactada” por el presidente con los referentes del plantel que armó un Madelón que ya no está.

Ahora bien, ¿cómo están los números actuales de Unión?. Hasta antes de la pandemia y en el rubro fútbol profesional “muy ordenados”. Se podría decir que, prácticamente, están “encriptados” bajo la figura técnica del empate. Vamos a explicarlo.

— Primera regla: los clubes como Unión reciben, por mes, entre 11 y 12 millones de pesos “limpios” de la parte de la televisión desde que está vigente la figura de la Superliga.

— Segunda regla: cuando arrancó la temporada, el costo del fútbol profesional estaba “entre los 13 y 14 millones de pesos” en el mismo tiempo.

Conclusión: a diferencia de muchos otros clubes, con el dinero de la tele Unión “casi” que empata con los gastos de su principal actividad: el fútbol profesional, que incluye salarios de jugadores, cuerpo técnico, colaboradores y lo que requiere este rubro.

La decisión que tomó el presidente de cobrar “todo abril”, pero “no pagar todo marzo” (AFA más trayectoria) es lógica: no quiere quedarse sin “caja”. Sabe que caerán los abonos de socios, no tendrá ingreso por partidos y se “bajarán” algunos sponsors en medio de esta pandemia (lo que le va a pasar todo el mundo).

La buena noticia, por llamarla de alguna manera en el famoso “campeonato económico”, es que para estos meses de crisis —abril, mayo y casi seguro junio— el Tate se saca de encima la obligación más importante que tenía en el estante del fútbol profesional: el salario del cuerpo técnico de Leonardo Carol Madelón.

Si bien será un análisis sólo pasajero y en el marco de COVID-19, la certeza es la siguiente:

— Sin el sueldo de Madelón y sus cuatro colaboradores (el entrenador de arqueros, Rodrigo Llinas es empleado del club), Unión queda “mano a mano” en estos tiempos de crisis: con la plata de la tele pagaría todos los sueldos de los jugadores y auxiliares del fútbol profesional 2020.

Claro que, por cuestiones obvias, es una “foto parcial”: cuando impacte en el borrador de Spahn —con ese lápiz de madera que el presidente rompe en modo “Tik Tok” en cada charla importante— el contrato de Sergio Gabriel Rondina, no habrá tablas ni parda entre el dinero de la tele y los gastos del fútbol.

Pero está claro que para la temporada 2019-2020 los números del Tate están armados con un esquema responsable y sustentable a la hora del presupuesto donde los ingresos patean penales contra los gastos.

Si lo de Sergio Rondina sale bien, el Tate tendrá estabilidad deportivo y más respiro económico en la teoría: el “Huevo”, que percibirá en Unión casi el doble que en Arsenal, terminará siendo “muuuchoooo” más barato que Madelón.

Lo que nadie sabe es cómo, cuándo y cuánto impactará la pandemia en Unión. Es por eso que el presidente tatengue hará carne un concepto que le encanta casi desde la cuna misma: “Fondo Anticíclico”. Por naturaleza, Spahn se mueve mucho mejor en las tempestades que en la calma. Y esto es algo que, ni siquiera el mayor de sus detractores, puede negarlo en el Mundo Unión.

Suponer o contar a favor lo que “se estaba por cobrar” es como tener un cheque de 10 millones de dólares para cobrar el 30 de febrero o “el 8 de otoño”. Es algo, hoy, relativo tirando a imposible.
Antes de la pandemia, Spahn había “dibujado” en su borrador y la CD lo sabe: separara un monto importante del ingreso por transferencias para terminar de una vez por todas la bendita tribuna e ir a la carga por las 16/20 hectáreas del famoso predio. Eso era antes…hoy son realmente castillos en el aire.

A veces, al mejor calculador del mundo los cálculos le pueden fallar. Claro que, esta vez, no será culpa del presidente sino de los que le dieron de comer con sus votos.

En todo caso se volverá siempre al mismo lugar de “El cuento de la Buena Pipa”: hasta que Unión no “fabrique” un jugador propio o venda un jugador “ajeno” detectado a tiempo —Gamba libre, Fragapane libre— en 4 o 5 millones de dólares “limpios” para el club, la música siempre será la misma en López y Planes.

Fuente: El Litoral

Click para comentar
comentarios

Mas notas de Union