Connect with us

Policiales

“Queremos transformar la calle, pero hay cosas que nos exceden”

“Queremos transformar la calle, pero hay cosas que nos exceden”

Tras el tiroteo ocurrido el domingo en Santo Tomé, mientras se disputaba un encuentro deportivo de la Liga Infantil de los Barrios, Mariano Montagna, uno de los integrantes de este espacio que reúne a más de 3.000 niños y jóvenes, dijo que “fue un hecho aberrante, que asustó mucho a todos los presentes. Es la primera vez que pasa algo con semejante nivel de violencia”. Sin embargo, admitió que “nada tiene que ver con el encuentro deportivo”. El torneo que se disputó el domingo fue entre el Club Nacional de Adelina Oeste y Real Adelina de Adelina Este.

“Desde la liga hacemos muchísimo para bajar los niveles de violencia en la sociedad. Generamos alternativas positivas para miles de jóvenes y niños a través del deporte y de la amistad. Y desde los 30 clubes que forman parte de este espacio se intenta construir un proyecto de vida sano para ellos. Pero hay otra escala estructural de violencia que se vive en la sociedad y cosas que no están a nuestro alcance”, dijo Montagna.

Sobre el trabajo y la concepción de quienes sostienen la Liga desde hace 10 años, dijo que para ellos “la verdadera solución y el objetivo que tienen es transformar la calle, que deje de ser un lugar de abandono, donde uno tiene miedo, sino un lugar amistoso y seguro”. Montagna recordó que cada domingo se juegan unos 150 partidos en los distintos clubes barriales que integran la liga, y que “eventualmente”, puede suceder algún hecho aislado. “Estamos trabajando mucho en el respeto a los compañeros, al árbitro, y al club. Y la verdad que estamos muy bien, lo que construimos es algo muy hermoso. Nada tiene que ver con lo que ocurrió el domingo”, concluyó.

Batalla campal en Santo Tomé

Los dirigentes de ambos clubes atinaron a refugiar tanto a los jugadores como a familiares y público del partido, dentro de los vestuarios. Según contaron a AIRE los representantes de ambas parcialidades, la balacera duró unos 40 minutos donde se escucharon gran cantidad de disparos de arma de fuego, en el límite entre Santo Tomé y Sauce Viejo. “Es un clásico que se disputaba en una jornada tranquila, de golpe vemos una moto con un auto que iban a toda velocidad y se tiraban tiros. Cerca de 50 y 60 personas terminaron dentro del vestuario. La gente que se enfrentaba venía tiroteándose. Cuando los metimos en el vestuario, de los nervios, una mujer se desmayó. Cuando se calmó todo vino la policía”, explicó Marina, colaboradora del Club Nacional.

A metros de allí, unas 40 personas, ajenas al partido que se jugaba, se enfrentaron a golpes de puño, entre calles 6 y 17. Cuando los tiros cesaron, los refugiados salieron de los vestuarios rumbo a sus casas y los dirigentes hacia la Subcomisaría N° 13, a radicar la denuncia de lo sucedido. Hasta el lugar llegaron policías de la dependencia y de la Sucomisaría N°16 para neutralizar el conflicto que se había generado a metros de la cancha del Club Nacional. Dos de los uniformados recibieron golpes de puño y a uno de los policías le quitaron la escopeta antitumulto. Intentaron recuperarla y la persona que la había robado le apuntó al policía y gatillo varias veces: los disparos no salieron, ya que el arma tenía el seguro colocado.

En medio de la gresca un policía cayó al piso y fue golpeado. Los efectivos utilizaron balas de goma para dispersar a los violentos que se dieron a la fuga y el conflicto se diluyó. Tres de los hombres involucrados –de 40, 35 y 36 años– fueron detenidos por personal del Comando Radioeléctrico de Sauce Viejo que acudió en apoyo. En una casa en construcción encontraron una escopeta de doble caño con 13 cartuchos. Los policías agredidos fueron trasladados al Samco de Santo Tomé. Uno de ellos presentaba desviación del tabique nasal, a raíz de los fuertes golpes y, el segundo, lesiones leves. La fiscal Rosana Peresín intervino en la causa y solicitó que se consigan testigos que colaboren para esclarecer el origen del conflicto.

La Subcomisaría N° 13 está a metros de donde ocurrió todo. Marina contó que el domingo, antes de que se desatara la batalla campal, un vecino del barrio amenazaba con un arma de fuego en la mano, a quienes estaban por la zona. El viernes se produjo un tiroteo cerca de las 13.15, justo en el momento en que los alumnos de la Escuela Presidente Perón ingresaban al establecimiento. La misma institución que tiempo atrás “fue blindada”, a raíz de las constantes balaceras.

Fuente: Aire de Santa Fe

More in Policiales