Connect with us

Policiales

“¡Le pegué… le pegué!”, los gritos del padre tras balear a su propio hijo

“¡Le pegué… le pegué!”, los gritos del padre tras balear a su propio hijo

“¡Le pegué…. le pegué!” fueron los gritos desesperados que escuchó la madre del niño que fue baleado en Santo Tomé. El hecho se dio en los festejos por la victoria de la Selección Argentina ante Polonia que metió al combinado nacional en octavos de final de la Copa del Mundo. Minutos después el autor del disparo se subió a una moto y escapó del lugar. Del hecho se tuvo conocimiento cuando personal policial que se encontraba patrullando en Avda Luján y Uruguay fue interceptado por un Gol Trend, con dos hombres a bordo, quienes pidieron ser acompañados hasta el Samco de Santo Tomé, debido a que trasladaban a un menor herido de arma de fuego.

Al bajar del vehículo se estableció que quien cargaba en brazos con el menor sería su progenitor. A su vez se entrevistó al conductor del automóvil, un hombre de 40 años, quien informó que solo es un vecino del lugar y que había auxiliado a un muchacho, desconociendo los pormenores del hecho. Luego se hizo presente en el Samco una mujer de 44 años, que se identificó como la madre del menor herido, quien se subió a la ambulancia para acompañar al pequeño en su traslado hasta el hospital de Niños.

Parte médico

Voceros de dicho nosocomio indicaron que al menor se le diagnosticó “herida de arma de fuego en zona lumbar, con orificio de entrada, sin orificio de salida”, agregando que el autor del disparo habría sido el padre del menor, en momentos de realizar detonaciones por los festejos del partido de futbol disputado por la selección nacional. Ya en horas de la noche personal del hospital indicó que el menor fue sometido a intervención quirúrgica, trasladado luego a la sala de cuidados intermedios , donde se encuentra estable y fuera de peligro por el momento sin verse comprometido ningún órgano.

Escapó del lugar

Por su parte, en diálogo con los policías, la madre del niño relató que una vez finalizado el partido de futbol el padre del chico salió a la calle con un revólver de color negro posiblemente cal. 32. Poco después ingresó a la vivienda gritando con desesperación: “¡Le pegué… le pegué!” . Con los datos obtenidos los pesquisas se constituyeron en el domicilio del imputado, en calle Castelli 4500. Se constató que la casa estaba cerrada y se estableció que el sospechoso se había retirado a bordo de una motocicleta.

Fuente: El Litoral

More in Policiales