Seguinos !

Deportes

La santotomesina Lucila Cragnolino seguirá su carrera en el basquet italiano

La santotomesina Lucila Cragnolino seguirá su carrera en el basquet italiano

Rosario las despide en un mediodía gélido, de esos que seguramente no extrañarán cuando en algunos días estén en tierras más cálidas para iniciar su aventura, para ponerle fichas a una ilusión que las une aunque los destinos sean disímiles. El rito de disfrutar de un almuerzo en compañía de amigas no se pierde, el calendario es tirano porque el tiempo en la ciudad se acaba pero quedan cosas por charlar, emociones por comentar y sueños que compartir. Quién sabe cuándo volverán a reunirse, si serán las mismas o habrán cambiado.

María Victoria Fux, Chiara De Virgilio y Lucila Cragnolino tienen a Atalaya como factor común y al básquet como estilo de vida. Y aunque sus caminos suelen ser caprichosos en eso de encontrarse, la avenida Pellegrini fue el cruce de rutas que el tiempo les obsequió en la previa de los vuelos hacia renovados desafíos. Fux y De Virgilio son de Rosario, pero aunque sus historias se iniciaron en Ben Hur y Temperley respectivamente, Atalaya fue su conexión. Cragnolino es de Santo Tomé y su llegada al Azul terminó de generar el lazo.

Se sabe que los torneos femeninos de básquet viven a la sombra de lo que pueden ser, que hay que perseguir las oportunidades, y por eso no estuvieron mucho tiempo quietas, se ganaron el lugar en seleccionados (locales, provinciales, argentinos), equipos en la Liga Nacional y experiencias internacionales, todo detrás del objetivo de crecer y de mejorar. Hoy van por más.

En una semana Cragnolino viajará a Salerno para reincorporarse al Salerno Básquet 92, de la Liga B Italiana, para afrontar toda la temporada hasta mayo de 2020. Ya estuvo allí un par de meses para pelear la permanencia y al lograr el objetivo, el elenco italiano se obsesionó con retenerla. Otro problema para Atalaya de cara a la final de Copa Santa Fe y el Federal, pero esa es otra historia.

“Me gustó el torneo porque no son más de 10 equipos y el nivel de esos conjuntos es bueno, así que es constante el roce y eso te hace mejorar. Se sumaron algunos clubes que antes estaban en otras regiones y vamos a viajar bastante”, explica la santotomesina, que analiza uno de los males de los torneos femeninos argentinos: “Lo que me gusta y creo que es muy positivo es que es en Italia es constante enfrentarse contra equipos competitivos y no tenés que esperar a las fases de playoff como pasa acá para tener partidos parejos. Si llegás a playoffs, jugás buenos partidos pero si no llegás, también enfrentás a buenos equipos”. Desde su querido Unión de Santo Tomé, a su paso por Temperley de Buenos Aires, y claro, Atalaya.

Combinan estudio con deporte, pasión con sacrificio e ilusión con responsabilidad. Siempre deben dar algo más, brindar un plus y resignar algo. Hoy las despidió la avenida Pellegrini, sufrieron el último frío del invierno rosarino y también se dijeron hasta luego. Seguramente el próximo almuerzo traerá muchas experiencias para compartir.

Fuente: El Ciudadano.

Click para comentar
comentarios
Advertisement
Advertisement

Mas notas de Deportes