Connect with us

Union

Talleres aprovechó las fallas de Unión y se llevó todo de Santa Fe

Talleres aprovechó las fallas de Unión y se llevó todo de Santa Fe

Unión cayó 2-1 con Talleres por el Torneo de la Liga Profesional y sigue sin poder salir de la parte baja de la tabla. El Tatengue caía por dos goles por los tantos de Mateo Retegui y Julián Malatini, pero llegó al descuento a través de Juan Manuel García y luego no le sancionaron un penal claro de Guido Herrera sobre su goleador.

A pesar de ser local, Unión entendió que si quería tener chances de vencer al siempre complicado Talleres de Córdoba tendría que modificar su habitual estilo de juego. Juan Manuel Azconzábal planteó un partido para dificultar la elaboración de la T, inclusive aunque eso implicara no ser protagonista del encuentro.

El Tatengue tapó los caminos por donde los cordobeses podían avanzar y obligaron al equipo de Alexander Medina a tener que jugar, la mayor parte del tiempo, con los centrales. Replegado en su propio campo, Unión no se desesperaba por no tener la pelota e intentaba salir disparado a la contra en cada recuperación. El plan de evitar que Talleres genere ocasiones de gol en el arco de Sebastián Moyano se estaba cumpliendo, pero el déficit del equipo de Azconzábal era la elaboración propia. Unión no lograba capitalizar los pocos segundos de tenencia de la pelota a su favor. El camino para atacar a los cordobeses, pensó Azconzábal, era lanzar pelotazos, pero Nicolás Cordero no se podía imponer sobre los centrales de la T.

Las mejores ocasiones de gol para el Tatengue surgieron a partir de contraataques por las bandas o conducidos por el medio por Kevin Zenón o Daniel Juárez. La llegada de los volantes rojiblancos al área de Guido Herrera provocó algunos desajustes en la defensa de la T y, de no ser por malas definiciones o falta de precisión, el local pudo haberse puesto en ventaja.

Cuando el encuentro se encaminaba para irse empatado en cero al entretiempo, un centro desde la izquierda cayó en el área de Unión y, con algo de fortuna, le quedó a Mateo Retegui que se lanzó para empujar la pelota a la red y poner el 1-0 para Talleres en el marcador. El impacto del gol del visitante no sería fácil de digerir para el Tatengue, no sólo porque estaba en desventaja, sino por el momento en que se produjo la apertura del marcador.

La T no había grandes méritos para ponerse en ventaja, pero dio el primer golpe en Santa Fe y el segundo tiempo sería un desafío para Azconzábal y compañía para revertir la desventaja.

Segundo tiempo

Desencajado, sin el rigor o el apego al planteamiento inicial, Unión salió al complemento como confundido, sin las ideas claras de la primera parte, teniendo en cuenta que le había dado ciertos resultados más allá de que estaba en desventaja. Obligado a tener que arriesgar más, la salida desde el fondo trajo muchos riesgos para el arco de Moyano. En un descuido en el fondo, un rebote involuntario sobre Mauro Pittón le permitió a Julián Malatini anticipar al volante tatengue, entrar al área y definir al primer palo de Moyano para poner el 2-0. El panorama para Unión se complicaba minuto a minuto.

Luego del segundo tanto del visitante, Azconzábal reaccionaría con tres modificaciones para intentar darle mayor peso a la ofensiva y tener más presencia en ataque. Las modificaciones surtirían efecto rápidamente. Juan Nardoni, luego de una jugada por derecha con Federico Vera, lanzó un centro al área que conectó Juan Manuel García para poner el 1-2 e ilusionar a su equipo a no quedarse con las manos vacías. Juanchó cortó con su sequía goleadora y le daba un espaldarazo a sus compañeros para ir en busca por más.

Pocos minutos después, las polémicas arbitrales también jugarían su papel en el partido. Producto del empuje y por ver a Talleres golpeado por el descuento, Unión se metió al área de Guido Herrera y no pudo llegar a la igualdad porque el arquero cordobés abrazó las piernas de Juanchón García para evitar que empuje la pelota a la red. El árbitro Nazareno Arasa, tal vez tapado por la cantidad de jugadores metidos en el área, no vio la falta y sancionó córner, lo que provocó las quejas de todo el banco tatengue que entendieron que había sido una falta clara.

Con la bronca por el penal no sancionado, Unión fue en busca del empate con mucha agresividad e intensidad. El Tatengue empujó y encerró a Talleres en su propio campo intentando llegar al 2-2 y rescatar un punto en un partido que no merecía perder, a pesar de que no había grandes méritos para ganar.

Fuente: Aire de Santa Fe

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

More in Union